Not a member? Register

Velas rituales en la antigua Roma

Velas rituales en la antigua Roma

Velas rituales en la antigua Roma

Velas rituales en la antigua Roma. Las velas rituales no son nada nuevas. Estas eran utilizadas por culturas de la antigüedad y, como siempre que se habla de culturas de la antigüedad, hemos de incluir aquí a la antigua Roma. En este caso nos gustaría hablar del uso que hacían los romanos de las velas rituales. Básicamente, ellos las utilizaron, entre otras cosas, para venerar a sus dioses. Un caso concreto, del que vamos a hablar aquí, es la diosa Hécate. Esta, en contra de lo que se puede creer, no fue una diosa originalmente griega. Era la diosa tracia de los partos y de la naturaleza salvaje. Posteriormente pasaría a formar parte del elenco de los dioses griegos.

Algunos detalles sobre la diosa Hécate

Aunque nos parezca grotesco, la diosa Hécate era representada, generalmente, como una mujer con tres cabezas. Una de ellas era una cabeza de serpiente, la otra era de caballo y tenía otra de perro. Cielo, Tierra e Inframundo son tres representaciones de cada una de las facetas de la diosa. El número 3, dicho sea de paso, tenía un gran simbolismo con respecto a esta diosa. Prácticamente todas las cualidades de la diosa caen bajo el número 3, tales como el número de velas rituales de los cirios utilizados para complacerla, como su número de cabezas, por no mencionar otras.

Velas rituales para complacer a Hécate

Los rituales dedicados a la diosa Hécate estaban prohibidos, sin embargo se realizaban habitualmente de forma clandestina. Estos se llevaban a cabo durante las noches de luna nueva y duraban toda la noche. Un grupo de personas se reunían en un cruce de tres caminos. Y allí llevaban a cabo el ritual de los Fuegos Sagrados. Es aquí donde las velas rituales o velas esotéricas cobran protagonismo. En efecto, para su realización se empleaba un candelabro con tres velas esotéricas, el cual era colocado en el interior de un círculo sagrado, formado este por otras 21 velas rituales. Luego, se colocaba una imagen de la diosa y a sus lados sendos espejos, de tal forma que el conjunto representara los tres aspectos de la diosa. Al final del ritual, hacían sonar una campanilla.

Después tras una oración dedicada a la diosa, los participantes se quedaban sentados en el interior del círculo observando cómo se consumen las velas rituales y apreciando los movimientos y los colores de sus llamas. Los rituales estaban destinados a hacerle peticiones a la diosa, tales como salud o cosechas mejores, entre otras.

 

 

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

 
0

Your Cart