Not a member? Register

Rituales con velas: cómo realizarlos

rituales con velas como realizarlos

Rituales con velas: cómo realizarlos

Rituales con velas: cómo realizarlos. Las velas se crearon con un objetivo bien definido, a saber, ayudarnos a que se realice aquello que deseamos, a través de la realización de diversos rituales destinados a ello. Se trata, pues, de alcanzar aquello que queremos alcanzar, manteniendo nuestra fe y nuestra convicción. La práctica de hacer rituales con velas se ha ido transmitiendo de generación en generación, de tal manera que se ha convertido en una tradición persistente en el mundo de la hechicería y de la magia. Sea como fuere, lo cierto es que, después de varios milenios, los rituales con velas aún se siguen realizando.

Para llevar a cabo un ritual con velas necesitaremos algunos elementos, además de las velas mismas. Para empezar, es necesario construir un pequeño altar. No nos dejemos engañar por la palabra construir, pues no queremos referirnos en este caso a una tarea de bricolaje. Bastará con que asignemos esta función a una pequeña mesa de madera o una caja de cartón, cubierta con una tela o un mantel blanco. Nuestro altar ha de estar colocado en un sitio silencioso y tranquilo, alejado del mundanal ruido.

En segundo lugar, hemos de elegir cuidadosamente las velas para realizar el ritual. Existen diversos tipos de velas destinadas para la realización de rituales. Según el tipo de ritual que queramos hacer elegiremos unas u otras. Así, hay velas zodiacales, que están destinadas para responder a cada persona en función de su signo del zodiaco; velas Altar, utilizadas para cortejos rituales; velas con símbolos mágicos, que son indicadas para la protección. Para este mismo fin también se emplean las velas con runas.

De entre los rituales que se pueden realizar utilizando velas, destaca el de cimentación del Templo Personal, para el cual serán necesarias velas, mirra, flores, incienso, agua bendita, una mesa de madera sin clavo, imágenes de santos y un mantel blanco.

Colocaremos la mesa en un lugar silencioso y tranquilo, poniendo el mantel blanco sobre ella. Alrededor colocaremos tres sillas, una para quien haga el altar, otra para el espíritu guiador que se vaya a convocar y la otra para un acompañante.  Sobre la mesa se colocarán los pétalos de las flores, que pueden ser de margaritas, de clavel o de rosas. Una vez colocadas hay que aromatizar el ambiente, para lo cual nos valdremos del incienso y la mirra. El altar ha de estar colocado hacia el este, que es por donde nace el sol. Una vez montado, colocaremos las velas, las cuales encenderemos y dejaremos encendidas ininterrumpidamente hasta que se consuman.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

0