EL LENGUAJE DE LAS VELAS AL ARDER

el lenguaje de las velas

EL LENGUAJE DE LAS VELAS AL ARDER

EL LENGUAJE DE LAS VELAS AL ARDER es algo que se viene observando desde tiempos inmemoriables. Desde la antigüedad se ha creído que la luz de las velas disipaban al hombre de la oscuridad, del frío, de las cosas que obran en la oscuridad y de los malos espíritus.

El uso de las velas requiere esfuerzo personal, no basta encenderlas, hay que poner tanta fe como cuando recitamos una oración; sienta que se están expresando sus sentimientos más íntimos. El lenguaje que dejan las velas al arder nos indican mensajes ocultos, de índole astral. Las velas nos indican innumerables cosas que pueden producirse a corto o a largo plazo, por su forma de arder.

Son fuentes de información mágica. Como arde, como se mueve la llama, el sello que queda cuando se apaga … etc. A este sistema de adivinación, uno de los más antiguos, se le llama: licnomancia, palabra derivada del latín: “lychmus”, que significa lámpara o luz. EL LENGUAJE DE LAS VELAS AL ARDER se puede interpretar desde varios puntos de vista. He aquí los más frecuentes:

–          Si la cera de la vela se abre hacia un lado y se derrama es señal que se abren los caminos. Hay que fijarse hacia qué punto cardinal aproximado es esa apertura. Si abre hacia el Este anuncia éxito en cosas intelectuales, exámenes, arte …

–          Si abre hacia el Sur no hablará de la salud y de la salida de enfermedades.

–          Hacia el Oeste las novedades son del amor.

–          Al Norte, trabajo nuevo y progreso económico.

 

Las gotas o lágrimas derramadas por las velas nos desvelan como está funcionando la petición que realizamos:

–          Lágrima a la derecha: solución positiva.

–          Lágrima a la izquierda: solución negativa.

–          Lágrimas con cambios de dirección: solución no clara, buscar más apoyos.

–          Varias lágrimas forman una grande: cúmulo de situaciones conflictivas, buscar apoyos, si va después a la derecha se podrá solucionar, si va a la izquierda, no.

–          Una lágrima grande que se divide en varias direcciones: el problema se irá solucionando, mirar las direcciones.

–          Lágrimas que descienden por el centro de la vela: solución a las peticiones después del conflicto.

–          Lágrimas que caen hasta la base efectuando pausas: inconvenientes durante el proceso, falta de apoyo.

–          Lágrimas que bajan rápidamente hasta la base: solución rápida a los problemas.

El lenguaje de las velas al arder también habla de la llama: ¿ Qué nos dice la llama de la vela?. Primero asentaremos bien la vela en el plato, encenderemos con cerillas de madera y comenzaremos a observar la vela y su movimiento teniendo en cuenta que:

–          Si la llama produce chispas: ésta advierte sobre posibilidad de accidente en el agua.

–          Si la llama oscila de izquierda a derecha estará anunciando un cambio (positivo o negativo) que influirá en la vida del consultante.

–          Si contrariamente se mueve a derecha e izquierda está anunciando casamiento o nacimiento en la familia.

–          Si la llama se inclina a la derecha, sin oscilar, indica que pronto recibiremos buenas noticias.

–          Si se inclina hacia la izquierda nos está advirtiendo que tenemos que ser menos impulsivos para triunfar en la vida.

–          Si la llama oscila en espiral anuncia que nuestros enemigos están tramando algo en contra nuestra.

–          Una llama que sube y baja en forma continua, muchos contratiempos en los negocios o en nuestra profesión.

–          Si es de forma lenta: próxima entrada de dinero.

–          Si en la mecha se forma un punto brillantísimo señal de prosperidad a muy corto plazo y éxito en nuestros planes.

–          Si la llama arde y provoca humo, conflictos en puerta y problemas con papeles.

–          Si la llama se apaga por sí sola sin motivos aparentes de aire ni nada esto nos indica que la parte más difícil del pedido será realizado, pero el resto dependerá sólo de usted, de su fuerza de voluntad y sacrificio para conseguir verlo realizado.

 

Como conclusión podríamos decir que una vela que lagrimea mucho, deja figuras y sellos, están indicando cual es la situación, solo cabe interpretarla. Lo que acabamos de describir son algunos de los ejemplos de todo lo que pueden expresar EL LENGUAJE DE LAS VELAS AL ARDER.

Seguramente, cada persona y cada experiencia podrán aportar todavía, si cabe, más datos; puesto que es un mundo extenso y lleno de posibilidades interpretativas como consultantes y curiosos se adentren en este mundo.

 

Más información como siempre en nuestra web: candleart.es

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

 
0

Your Cart