EL ESPIRITISMO: FUNDAMENTOS

EL ESPIRITISMO FUNDAMENTOS

EL ESPIRITISMO: FUNDAMENTOS

EL ESPIRITISMO: FUNDAMENTOS. Hace tiempo vino a la tierra un ser muy especial: Jesús de Nazaret cuya manera de ser puede ser un ejemplo de perfección moral a seguir. Dios lo ofrece a la humanidad como un ejemplo moral a seguir; un ejemplo perfecto. Aunque muchas veces en esa instrucción no siguen fieles al verdadero patrón y se extravían siguiendo falsos patrones.

Esto suele ocurrir a menudo porque se han dejado guiar por sentimientos demasiado terrestres. También han confundido las leyes que rigen las condiciones del alma con las que rigen el cuerpo.
Muchas personas han aprovechado falsas leyes divinas solo para favorecer las pasiones más bajas de los hombres.
Es entonces cuando a la razón le toca distinguir las necesidades reales de las superfluas. Y es en las circunstancias en las que se desarrollan estas pruebas que encontramos situaciones positivas y negativas. Así pues el hombre instruido que comete una falta, una simple injusticia es más culpable ante Dios que el salvaje ignorante que se entrega a sus instintos.
Dios prefiere a los que le adoran desde lo íntimo del corazón con sinceridad, haciendo el bien y evitando el mal. Y no a aquellos que creen honrarle con ceremonias que no les hacen mejores para con sus semejantes.
Todos los hombres son hermanos e hijos de Dios. Se les denomina así a todos los que siguen sus leyes cualquiera que sea la forma expresada.

EL ESPIRITISMO: FUNDAMENTOS. El que solo aparenta falsa piedad, es un hipócrita. Y aquél que manifiesta tener unas creencias correctas y luego obra mal, es un mal ejemplo. El que presume de adorar a Cristo y luego resulta que es un ambicioso, celoso duro e implacable para con los otros o ambiciona enormemente los bienes de este mundo, es religioso de boca pero no de corazón.
Dios que todo lo ve dirá: El que conoce la verdad es cien veces más culpable del mal que hace que el ignorante. Será castigado con arregle a este principio el día del juicio.
Así pues podemos decir que solo por la puerta del corazón podemos llegar hasta él, comprenderle, y poner en práctica todos aquellos principios que él mismo a través de todos sus mensajeros y guías. Lo esencial no es orar mucho sino orar menos pero con oraciones de buena calidad, las que creamos de todo corazón que van a llegar a Dios.
Hay personas que creen que todo el mérito está en hacer muchas oraciones y muy largas, siendo para ellos una ocupación, una banal forma de ocupar su tiempo, pero no un estudio de sí mismos. Lo ineficaz no es el remedio sino el equivocado modo de emplearlo.
Dios sabe discernir el bien del mal. También es importante remarcar que la oración por si misma no encubre las faltas que hayamos cometido en un momento dado.

Solamente cambiando nuestra conducta y pidiendo perdón a Dios por las faltas cometidas y de todo corazón. Y cambiando la conducta podremos obtener plenamente el perdón de Dios.
Poseemos en nosotros mismos por medio del pensamiento y la voluntad personal una potencia de acción que se extiende mucho más allá de los límites de nuestra esfera personal. Haciéndose extensible a nuestro inmutable ámbito espiritual.
CANDLE ART cree fervientemente en todas estas afirmaciones y por ello os las describimos.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

0