Suerte – RITUALES EN PACK

SUERTE. A veces nos quedamos pensando detenidamente en el porqué y las casualidades en los hechos y acontecimientos que surgen en nuestra vida. Podemos juzgarlos de una manera acorde con nuestra manera de ser, pensar y actuar; juzgando el resultado que por una serie de circunstancias tenía que haber pasado y otras que inesperadamente han sucedido sin saber la causa ni el porqué.

[expander_maker more=”Read more” less=”Read less”]

Si tenemos que definir la suerte, no podemos definirla mediante fórmula matemática pura o exacta, es el compendio de circunstancias relacionadas muchas veces con nuestro destino y nuestra fe. La suerte o el azar, existen en nuestro mundo en mayor o en menor proporción.

El tema radica en saber acertar el momento oportuno para agarrarla y no dejarla escapar, ya que la suerte viene y va y tenemos que llevar a cabo un mantenimiento profundo para que no se nos escape de nuestras manos y en definitiva de nuestras vidas.

Es por ello que CANDLEART, muy buena conocedora de estos temas porque directamente están relacionados con el esoterismo, ha elaborado para todos sus clientes y para el público en general una serie de rituales en pack, expresamente elaborados para que la buena suerte nos acompañe siempre en el transcurso de nuestra vida y surjan nuevas expectativas llenas de abundancia y prosperidad.

También podemos tentar a la suerte con el azar (loterías) o simplemente cuando estamos en una situación de penurias y muchas dificultades y buscamos desesperadamente una solución material que nos ayude a solucionar el trance. Y que nos venga un dinero inesperado cuando estamos pasando una situación complicada.

La fe es muy importante para intentar atraer a la suerte, al encender una vela a un ser espiritual en que tengamos devoción, estamos haciendo un efecto llamada hacia un mundo superior al nuestro, en el que nuestra súplica es tenida en cuenta y escuchada.

Lo que no podemos pretender en absoluto, es recibir algo sin pedirlo previamente.

También hay personas que defienden la tesis de que las buenas cosas que reciben algunas personas en la tierra (aquellas que parecen colmadas de buenos dones); no son más que aquello que los seres establecidos en esferas muy superiores a las nuestras nos conceden.

Dicho de otra manera la magia, el azar o la suerte responden a los criterios divinos de aquello que los humanos merecen en mayor o menor grado.

Y es en esa escala de mayor a menor lo que se nos concede en mayor o menor medida según los méritos merecidos por los seres humanos.

La suerte en sí como concepto, podemos llevarla o contenerla (tanto buena como mala) en el momento de nuestro nacimiento. Y otra es la que se cultiva a través de nuestros propósitos, proyectos y una buena parte de ambición personal. La ambición personal es positiva cuando es entendida como un camino de trabajo, de crecimiento personal y espiritual para cultivar al máximo todas aquellas facultades que le han sido otorgadas al hombre de manera innata, para estar más cerca de la prosperidad y por tanto de la suerte, de la buena suerte en nuestra vida en general.
Siguenos en Facebook

[/expander_maker]

 

  • Page 1 of 1
  • 1